Tv

¡Dibujos animados eran los de antes! (Alfred J. Kwak)

“Dibujos animados eran los de antes”… ¡qué duda cabe!

A ver, sé que todavía soy joven, pero a mis 26 años ya parecen estar tan lejanas aquellas hermosas tardes de los 90’; esas tardes cuando luego de llegar del cole y de haber almorzado, no quedaba más que encender la tele y ver mis programas favoritos. Recuerdo que por ese entonces yo no tenía cable, así que me tenía que contentar con la pasaban los canales de señal abierta. Cartoon Network, Nickelodeon y Fox Kids eran apenas un sueño lejano para mí. Sin embargo, y aun así, casi siempre terminaba enganchándome a los dibujito de los que se disponía en aquellas épocas.

Cabe mencionar que, al menos en mi país, los canales nacionales generalmente no pasaban las series más populares del momento. Los dibujitos y series de moda, de los que comentaban todo el tiempo algunos de mis compañeros de curso, iban por cable; así que yo no tenía otra que cazar lo que podía en canales como ATB, Red Uno, la recién nacida Bolivisión, TSB (antiguo canal 2), Canal 13 (el universitario), Canal Mágico (Ja!) y otros. Recuerdo, entre otras, series como: Supercampeones, Full House, el Chavo del 8, Los Fruitis, el Chapulín Colorado, Step by step, La Máscara, Batman (la serie animada), La Familia Ingalls, Inspector Gadget, Are You Afraid of the Dark?, Tom y Jerry, ¿Quién manda a quién?, Los Picapiedras, Flashman, Jiban, Los Supersónicos, Don Gatoy su pandilla, Los Beverly Ricos, etc…. pero hoy solo me voy a ocupar de uno… sí, Alfred J. Kwak.

Recordé a Alfred gracias a un compañero de la facultad. Si bien la imagen del patito amarillo, y de algunas escenas de la serie, estaban muy bien grabadas en mi mente, no podía atinarle al título por más esfuerzos que hacía. Una tarde, estando en la U y en un momento de descanso, pregunté al grupo con el que andaba si alguno de ellos recordaba la serie en cuestión. Algunos no tenían la menor idea, y otros si se acordaban de ella pero no daban con el título… hasta que finalmente uno dijo:

– ¿No era un pato que tenía por padre a un topo?

Yo no recordaba ese detalle, pero inmediatamente dije: “¡Ese mismo!”

– Creo que era algo así como “Alfred… algo”…

Ese dato fue suficiente para ir a Google y escribir: “pato Alfred”… y ¡pimba!, al fin tenía el nombre de la serie que tanto intentaba rememorar: Alfred J. Kwak.

Wikipedia:

Alfred J. Kwak fue una serie de dibujos animados, producida en Holanda y Japón en 1989, basada en la pieza teatral homónima de Herman van Veen. Está protagonizada por un pato, llamado Alfred Jodocus Kwak, que tras la muerte de sus padres es criado por un topo llamado Henk. La serie, que abarca un total de 52 capítulos, fue producida por Harlekjin, Harald Siepermann, Hans Bacher, Telecable Benelux, Toho Co. Ltd. y TV Tokyo.

Recordando un poco…

Alfred es un patito amarillo, muy valiente y con un sentido muy profundo de la justicia, que viste una bufanda roja y vive en un lugar llamado Acualandia/Waterland (es natural que los sitios y vestimentas de la serie recuerden mucho a los Países Bajos). Alfred es criado por Henk, un topo que fue amigo de sus padres, luego de quedar huérfano. Vive en una casa que en realidad es un zueco, al igual que su cama. En los dos primeros episodios se ve a sus padres en el momento justo en que se conocen y forman una familia. Johan y Anna, que así se llamaban, tienen varios hijos entre los que está nuestro protagonista. No bien comienza la serie y ya Alfred sufre la pérdida de sus padres y de todos sus hermanitos en un trágico accidente de tráfico cuando están mudándose a Acualandia, ya que en su hogar original se está comenzando a construir un parque de diversiones. En este punto ya podemos notar que no estamos ante la típica serie para niños… y esto sólo es el principio de las aventuras y sufrimientos que vivirá Alfred.

Comencé con la afirmación: “Dibujos animados/series eran l@s de antes”, porque, a pesar de que Alfred J. Kwak tenía como público objetivo a los niños, trataba temas bastante profundos y dramáticos, en contraposición con las series actuales. Política, racismo/discriminación, ecología y religión eran el pan de cada día en los argumento de cada capítulo… por ejemplo:

  • Dolf (en alusión directa a Adolf Hitler), es un cuervo (mitad mirlo por parte de su madre) que, en capítulos posteriores, forma un partido político que nos recuerda al nazismo. A pesar que al principio Alfred quiere a Dolf como un amigo, el cuervo es el principal archienemigo del pato durante toda la serie. “Detesta la positividad de Alfred y no comprende su forma de ver a Henk como padre”.
  • La novia de Alfred, una patita negra llamada Winnie Wana, huye junto a su familia a Acualandia, ya que en su país de origen los patos negros son discriminados por una clase social ‘superior’, formada por cisnes y ocas… (¿Alguien dijo apartheid?)
  • En otro capítulo, junto a uno de sus amigos, ayuda a dos pueblos a unirse como una sola nación. Estos pueblos básicamente tienen la misma religión, solo que por un lado dicen que su dios es una cabra y en cambio los otros sostienen que es una oveja (¿?). Además, ambos bandos disputan una ciudad como capital de sus respetivos países…
  • Alfred también ayuda a desbaratar unos barcos modernos, los cuales ponen en riesgo el sustento de muchos pescadores de la zona; además que su funcionamiento podría provocar la extinción de algunas especies de peces.
  • En la serie también se ve la transición de un gobierno monárquico a uno democrático. El rey del país es primeramente un león viejo, el cual tiene por heredero a un hijo que en un principio no muestra ningún interés por la política ni por las funciones de la realeza. Ya casi finalizando la serie, Ollie (un amigo de Alfred) es elegido, por votación, presidente de Acualandia.
  • En la serie también se caricaturiza a la religión. Se le designa un papel muy importante dentro del poder político. El obispo fácilmente se alía con cualquier gobierno (sea monárquico o democrático), siempre y cuando tenga su cuota de poder y riqueza. Su lealtad es extremadamente débil.

En fin, ésta es una serie muy entretenida, educativa y conmovedora, que ha tenido el valor de tratar temas bastante complejos, y pese a que duró solamente 52 capítulos, ha marcado la infancia de muchas personas, entre las que naturalmente me incluyo.

Me quedo con una frase de Alfred:

Uno nunca sabe hasta que lo intenta.

Ya en el cierre, dejo acá los videos del Opening y también del Ending de la serie en castellano:

Winnie me recuerda mucho a:

JY7Bar

Actualización junio/2013:

Me da cierta vergüenza, pero quiero añadir al post esta versión que hice de la intro-themesong de la serie:

Anuncios

4 thoughts on “¡Dibujos animados eran los de antes! (Alfred J. Kwak)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s